IU MUESTRA SU ABSOLUTO RECHAZO A LA POLÍTICA DE PRIVATIZACIONES DE LOS SERVICIOS MUNICIPALES CORROBORADA EN ESTOS PRESUPUESTOS DE 2018

23

El Grupo Municipal de IU está totalmente en contra de esta cada vez más clara privatización de los servicios municipales, alcanzándose un año más una cantidad absolutamente escandalosa presupuestada y destinada a empresas externas al Ayuntamiento: un total de 4.654.393,78 €, lo que significa un 30% del capítulo de gastos en bienes corrientes y servicios.

Estas privatizaciones se desglosan de la siguiente manera: Patronato, 1.500.00 €; Deporte, 1.375.698,78 €; Servicios Operativos, 794.000 €; Limpieza y Aseos (incluidos los residuos sólidos urbanos), 531.000 €; y el Servicio de Aguas, 453.695 €. Todos o casi todos son servicios esenciales y fijos que ha de prestar el ayuntamiento, con lo cual no se puede alegar que sean servicios eventuales o que no se deban cubrir con una plantilla fija de empleados.

No entendemos el por qué estos servicios no podrían gestionarse directamente a través de una gestión pública municipal, con un volumen de contratación importante y bajo los parámetros que deben siempre regir cualquier base de empleo público, los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad.

Insistimos en la gravedad de que se mantenga este volumen del gasto del presupuesto público de nuestro ayuntamiento destinado a empresas privadas, por dos motivos esenciales: Primero, porque al privatizar estos servicios municipales, se dejan de realizar contrataciones para puestos de trabajo y empleos municipales por parte del Ayuntamiento, con el consiguiente perjuicio al no poder fiscalizar ni controlar cómo y a quién se contrata, y con qué condiciones laborales, desgraciadamente cada vez más precarias y abusivas. Además, está el hecho agravante, repetido año tras año, de que se hace para favorecer en la mayoría de los casos a empresas pertenecientes a personas muy cercanas al equipo de gobierno del PP, lo que nos parece especialmente escandaloso.

Desde Izquierda Unida no nos cansaremos de denunciar el clientelismo político que se esconde detrás de estas privatizaciones masivas, amparados por el “austericidio” impuesto por los gobiernos del Partido Popular, causando un daño enorme a todas las instituciones públicas, pero muy en especial a los ayuntamientos, al empleo, a las condiciones laborales y, en definitiva, a la población española en su conjunto, por el despilfarro que supone del erario público.