Compañerxs del grupo municipal de Izquierda Unida de Alhaurín de la Torre visitan el Parque Central de Bomberos de Málaga como muestra de apoyo en su lucha

95

El Real Cuerpo de Bomberos de Málaga (RCBM) inició su encierro el pasado 29 de diciembre con motivo de la destitución de José Cruz, jefe del cuerpo desde hace 17 años, por su mala gestión.

En suma, el RCBM pide la implantación de un nuevo reglamento, ya aprobado en el Acuerdo de Funcionarios en el año 2000, que regule el funcionamiento del servicio (dotación en los parques, turnos, etc.); cambios en las condiciones laborales, como la regularización de la jornada o la reclasificación profesional del grupo C2 al C1 para tener categoría de bomberos especialistas, lo que se vería reflejado en un aumento salarial de 100 euros mensuales.

Actualmente, el servicio es tan precario que la UVI viaja sin médicos, el Grupo de Rescate GRES (Especial y Salvamento) no está operativo y los bomberos carecen de equipos personales adecuados o estos no tienen la debida verificación.

El equipo de gobierno de Francisco de la Torre por su parte, descarta un relevo en la Jefatura y no se siente especialmente presionado porque, a pesar de las movilizaciones y protestas, los bomberos siguen haciendo su trabajo y no existe riesgo de alarma social ni peligra la seguridad ciudadana.