Felipe, ¿por qué no te callas?

5

Con más de 700.000 jóvenes que han tenido que abandonar a sus familias y sus casas para buscarse la vida en otros países mediante trabajos precarios y mal remunerados además de las altas tasas de empleo juvenil en el Estado Español, las últimas declaraciones de Felipe El Breve no son más que una socarrona burla de todos los trabajadores y trabajadoras que estamos sufriendo las consecuencias de esta crisis que no cesa.

En sus declaraciones, Felipe instó a las y los jóvenes a trabajar fuera para formarse y así aprender idiomas y adquirir valiosas experiencias. Estas palabras parecen muy bonitas si no fuese porque esconden una cruel realidad. Los y las jóvenes que se van de aquí a otros lados no van por aprender idiomas o formarse, de hecho, los mejores cerebros de nuestro país están mayoritariamente infrautilizados por los países de acogida y por supuesto no realizan trabajos que les permitan desarrollar sus habilidades y sus carreras. De hecho se encuentran con los malditos minijobs, que algunos auguran como la panacea para este país, que simplemente constituyen un contrato más cercano a la esclavitud que a un empleo. En todo caso, la única manera correcta de cumplir “los buenos deseos” de Felipe VI sería el aumento de becas de investigación e intercambios entre empresas y universidades extranjeras, asunto que su firma no deja de hundir decreto tras decreto mediante recortes y privatizaciones en educación. Felipe demuestra claramente que está alejado de los problemas que ahora sufre la gente, tal vez sea porque él nunca ha tenido ningún problema para hacer lo que predica. Nunca ha tenido que llevar dinero a casa para ayudar a su familia, nunca ha tenido un país entero pagándole las universidades y los juegos de soldaditos y por fin a su avanzada edad ha podido tener su primer trabajo sin necesidad de hacer largas filas en el INEM.

Porque además de todo esto, Felipe, olvida la otra cara de la misma moneda, porque no son sólo los exiliados universitarios quienes sufren esta crisis. Otros muchos jóvenes yacemos varados en nuestro país sin nada que hacer porque tenemos unos gobiernos que priorizan los intereses de la gran banca frente a los intereses de su pueblo.  Pero, pronto llegará el día en el que los que se tengan que ir para siempre sean los culpables que nos han llevado a la ruina entre los que la monarquía se encuentra.

¡Tenemos que echarlos ya!